• kerdezd juditot

    természetes összetevők

    ingyenes kiszállítás
  • Pero decidieron probar nuestra Plata Coloidal y esto es lo que les convenció. ¡La calidad de la Plata Coloidal es de suma importancia para evitar efectos secundarios no deseados! Colaboramos con los laboratorios más modernos, como por ejemplo el Bay Institut para nanotecnología de Hungría.

Los músculos: creaciones maestras de nuestro cuerpo

Los músculos: creaciones maestras de nuestro cuerpo

Para una pequeña sonrisa se ponen en marcha ya 15 músculos, y nuestro organismo dispone de un total de 656 músculos para poder moverse. Los músculos más grandes son los glúteos. El músculo más fuerte es el músculo masetero que puede ejercer una fuerza de hasta 400 kilogramos. El músculo más trabajador se encuentra encima del ojo y nos permite guiñar unos 100.000 veces al día. Y el músculo más pequeño es el músculo del estribo, también llamado músculo estapedio. Que se encuentra en el oído y mide solo 0,27 milímetros de largo.

En el día a día

Cada día, todos los músculos en su conjunto transforman en movimiento unos tres megajoules (Mj) de energía. Lo que corresponde al trabajo de una grúa que eleva una carga de seis toneladas a una altura de 50 metros. Los músculos comienzan a moverse gracias a un estímulo electroquímico que emite el cerebro o la espina dorsal para las sinapsis correspondientes. Las terminaciones nerviosas de las fibras musculares. Esta orden hace que las fibras musculares se contraen como unas antenas telescópicas. Y el movimiento resultante se transmite a los huesos mediante los tendones.

Gracias a su capacidad de producir calor, los músculos son los responsables principales para mantener la temperatura de nuestro cuerpo a unos 37 grados. Su temperatura ideal para funcionar bien. Hay tres clases de músculos: los músculos estriados, entre ellos los músculos esqueléticos, que permiten movimientos finos y exactos. Los músculos lisos, que son relativamente lentos y recubren la mayoría de los órganos internos. Como el tracto intestinal y los vasos sanguíneos, y no se controlan conscientemente. Los músculos cardíacos tampoco se controlan conscientemente. Y gracias a ellos el corazón late unos 70 veces por minuto.

Entrenamiento con pesas ¿bueno o malo?

Hay cada vez más investigaciones científicas que confirman el beneficio enorme del entrenamiento muscular específico para nuestra salud. Hoy en día ya se sabe que un cuerpo bien tonificado y musculoso está mejor preparado para protegerse contra diversas enfermedades. Como por ejemplo la diabetes, la tensión alta, el cáncer, la osteoporosis, entre otras.

La medicina está descubriendo el entrenamiento con pesas como el factor clave para una buena salud. Nuestros músculos son mucho más que simples tractores –estos 656 músculos nos mantienen activos día tras día.

Pesas muy grandes, músculos enormes y gimnasios malolientes con aparatos de tortura –hasta hoy en día el entrenamiento con pesas aún tiene algo de fama de ser para personas que buscan tener unos bíceps más grandes que su cabeza.–Pero no es así, como la medicina ha descubierto en los últimos años- dice el profesor Dr. Paul Haber, jefe del Centro para terapias y asesoramiento de entrenamiento médico en Viena, Austria. –Hoy en día prácticamente ya no existe ninguna problemática para la que el entrenamiento muscular no se considere como factor clave y eficaz para recuperar la salud-.

Al fin y al cabo, la musculatura es el órgano metabólico más grande del ser humano. Constituyendo el 40% del peso del hombre y un tercio del de la mujer. Las más de 600 “máquinas energéticas” distribuidas en todo el cuerpo, desde la cabeza hasta los dedos de los pies. No solo controlan hasta los más diminutos movimientos, sino también contribuyen a la digestión igual que al metabolismo hormonal. Además, son los actores principales de nuestra temperatura corporal y tienen un poder curativo impresionante.

“Motor” y apoyo para los huesos

Un cuerpo sin músculos es como un coche sin motor – no se mueve y pierde su utilidad. –Durante los últimos 50 años, la actividad muscular de las personas ha disminuido drasticamente, casi hasta la mitad, mientras que seguimos comiendo igual-, advierte el Dr. Haber. Como resultado, hay cada vez más personas con sobrepeso o con falta de entrenamiento muscular que tienen problemas de sostener su peso corporal de manera segura y sin caerse, sobre todo en la edad avanzada. Los músculos entrenados y tonificados son capaces de estabilizar todo el aparato locomotor. Hasta pueden reajustar unos discos intervertebrales deformados, como si fueran una férula de hierro. Unos ejercicios específicos para los músculos profundos de la espalda que reúnen y apoyan los pequeños cuerpos vertebrales, combaten eficazmente la epidemia de los dolores de espalda. –En el caso de la osteoporosis, es prácticamente imposible no emplear el entrenamiento de pesas como medida curativa-, nos revela el médico. Haber sobre la pérdida ósea de la que sufre ya una de cada tres mujeres y uno de cada seis hombres, más o menos. –Gracias al estímulo de la carga, la densidad ósea aumenta, y el hueso se regenera.

El “botiquín” interno del cuerpo

Nuestros músculos saben hacer mucho más que simplemente ejercer fuerza, son también un botiquín altamente especializado para nuestro cuerpo. –Un efecto secundario del entrenamiento con pesas es la producción de neurotransmisores finos que tienen un efecto curador-. Explica el médico deportivo. Estos neurotransmisores funcionan principalmente como los medicamentos del botiquín y sirven para mucho más que el desarrollo de masa muscular y quemar grasas. Uno de los neurotransmisores más importantes se llama IL-6 (Interleucina-6) y es una verdadera joya entre las miocinas. Estimula la formación de células de defensa que ayudan a prevenir las infecciones y las enfermedades tumorales. Y hasta combaten el efecto cancerígeno de la grasa abdominal y la calcificación de las arterias. Así que nuestros aparatos de fuerza juegan un papel importantísimo para prevenir los infartos cerebrales y los ataques cardíacos.

Un bíceps fuerte contra la diabetes

Estamos lejos de haber descubierto todas las maravillas de los neurotransmisores que nuestros músculos producen para todo el cuerpo. Pero ya sabemos que una de sus acciones más asombrosas es que por un lado aumentan la absorción de azúcar en los músculos. Y al mismo tiempo reducen la producción de insulina en el páncreas. –Esta circunstancia convierte el entrenamiento con pesas en una herramienta muy valiosa en la terapia de la diabetes en edad madura-, asegura el Dr. Haber. Un estudio dianense reciente enseña que con el entrenamiento muscular se puede conseguir más que con el entrenamiento de resistencia. Como es el footing, por ejemplo. Con solo una hora de entrenamiento en el gimnasio a la semana. El riesgo de padecer diabetes se reduce en un 34%, y con dos horas hasta en un 52%. –La tensión alta también se regula con el entrenamiento muscular-, explica el Dr. Haber. Pero en este caso es importante diseñar un programa de entrenamiento específico que entrena pequeños grupos musculares de manera suave para la tensión.

El desarrollo muscular alarga la vida

Un cuerpo sin músculos es como un coche sin motor – no se mueve y pierde su utilidad. –Durante los últimos 50 años, la actividad muscular de las personas ha disminuido drasticamente, casi hasta la mitad, mientras que seguimos comiendo igual-, advierte el Dr. Haber. Como resultado, hay cada vez más personas con sobrepeso o con falta de entrenamiento muscular que tienen problemas de sostener su peso corporal de manera segura y sin caerse, sobre todo en la edad avanzada. Los músculos entrenados y tonificados son capaces de estabilizar todo el aparato locomotor y hasta pueden reajustar unos discos intervertebrales deformados, como si fueran una férula de hierro. Unos ejercicios específicos para los músculos profundos de la espalda que reúnen y apoyan los pequeños cuerpos vertebrales, combaten eficazmente la epidemia de los dolores de espalda. –En el caso de la osteoporosis, es prácticamente imposible no emplear el entrenamiento de pesas como medida curativa-, nos revela el médico Haber sobre la pérdida ósea de la que sufre ya una de cada tres mujeres y uno de cada seis hombres, más o menos. –Gracias al estímulo de la carga, la densidad ósea aumenta, y el hueso se regenera.

¿Mucho entrenamiento ayuda mucho?

Los expertos recomiendan entrenar dos a tres veces a la semana para desarrollar la musculatura. Para mantener los músculos entrenados, es suficiente una unidad de entrenamiento por semana. Cuánto tiempo dura esta unidad, depende de su condición y de su motivación, entre otras cosas. –Con solo 15 a 30 minutos de entrenamiento muscular, Vd. ya puede conseguir algo-, dice Frank. Importante: ¡No exagerar! Sobre todo al principio debería de comenzar lentamente con los ejercicios y parar cuando los músculos empiezan a doler de manera tirante o incluso a temblar. Si Vd. entrena en un gimnasio, habrá expertos allí que le van a explicar cómo hacer los ejercicios correctamente.

¡El asesoramiento es importante!

-Al fin y al cabo, casi no existe ninguna enfermedad crónica que no se pueda mejorar con el entrenamiento muscular-, asegura el Dr. Haber como especialista en el entrenamiento. –Incluso en el caso de problemas crónicos en las articulaciones. El entrenamiento en el gimnasio alivia las articulaciones y refuerza el cartílago. Solo cuando uno está en un estado agudo de enfermedad, por ejemplo con fiebre. El entrenamiento con pesas no es nada recomendable-.

Como vemos, hay muchos motivos muy buenos para ir rápidamente al gimnasio. Pero ¿cómo elegir el gimnasio adecuado entre tantos gimnasios diferentes? –En teoría, ya solo con levantar ladrillos, se podría conseguir el efecto terapéutico necesario-. Nos revela el doctor de medicina deportiva. –Pero en la práctica recomiendo un gimnasio con un buen asesoramiento comprobado y unos programas de entrenamiento competentes. Es importante que la correcta realización de los ejercicios se controle desde el principio-. Para las personas que ya están en tratamiento para sus problemas del aparato locomotor. El experto recomienda acudir a un sitio especializado en problemas con la espalda o a un instituto con orientación médica. Dice que en aquellos sitios tienen máquinas especializadas en tratamientos médicos que desarrollan el entrenamiento de manera que no es posible entrenar incorrectamente o causar daños.

¡Espero que hayamos podido motivarle!