• kerdezd juditot

    természetes összetevők

    ingyenes kiszállítás
  • Pero decidieron probar nuestra Plata Coloidal y esto es lo que les convenció. ¡La calidad de la Plata Coloidal es de suma importancia para evitar efectos secundarios no deseados! Colaboramos con los laboratorios más modernos, como por ejemplo el Bay Institut para nanotecnología de Hungría.

Los beneficios del Omega-3 para nuestro cuerpo

¿Los suplementos de Omega-3 pueden ayudar en caso de ansiedad?

Los estados de ansiedad están entre los trastornos psicológicos más frecuentes en los países desarrollados.

Todos los seres vivos disponen de unos mecanismos de protección naturales. También los humanos. Uno de estos mecanismos es el miedo. La reacción „miedo“ tiene su origen en los principios de la evolución humana. En aquellos tiempos era necesario reaccionar muy rápidamente a algún peligro o ataque inminente, sea huyendo o atacando. Hoy en día también hay situaciones en las cuales tal reacción es importante, por ejemplo en las carreteras cuando un peatón salta hacia atrás en vista de un coche emergente, o cuando uno se queda paralizado de susto viendo a un perro que se acerca corriendo y ladrando. En estas situaciones, los procesos corporales se acompañan por una reacción psíquica intensa. Pero normalmente, el estado de tensión se disuelve tan rápido como se ha producido.

¿Qué pasa si la función protectora normal se convierte en una enfermedad?

El mecanismo de protección normal del miedo se puede convertir en una enfermedad. En este caso, el miedo se convierte en una amenaza o una carga que la persona ya no controla. Este estado miedo o ansiedad puede disminuir la calidad de vida de las personas afectadas de manera significativa, e incluso, en los casos más graves, hacer imposible una vida normal.

Los estados de ansiedad están entre los trastornos psíquicos más frecuentes en los países desarrollados. También pueden ser parte de otros trastornos psíquicos, como por ejemplo de las depresiones. Normalmente, la ansiedad se trata con medicamentos y/o con una psicoterapia.

Un estudio a gran escala llevado a cabo en otoño del 2018 ha descubierto que es muy recomendable acompañar la terapia con una suplementación con ácidos grasos omega-3. Porque en muchos estudios, los ácidos grasos omega-3 han podido reducir la ansiedad.

¿Cómo pueden ayudar los ácidos grasos omega-3 en estados de ansiedad?

Los ácidos grasos omega-3 son un componente muy importante de las membranas de las células cerebrales. También participan en varios procesos del sistema nervioso central, como por ejemplo el sistema de los neurotransmisores, la neuroplasticidad y también posibles procesos inflamatorios. Todas estas propiedades podrían explicar por qué la toma de ácidos grasos omega-3 tiene una influencia notable sobre los trastornos psíquicos.

Hay estudios científicos muy diversos que indican que los ácidos grasos omega-3 pueden regular los procesos inflamatorios, la actividad del sistema nervioso simpático, el estrés oxidativo, los factores de transcripción y la producción de citoquinas por lo que pueden ejercer un efecto muy positivo sobre el organismo humano.
Hay una relación entre una inflamación y una depresión, un trastorno de ansiedad, un trastorno bipolar, etc. Un estado inflamatorio alto contribuye a muchas complicaciones de salud. El omega-3 es capaz de contrarrestar estos problemas.
Los resultados de varios estudios confirman que los ácidos grasos omega-3 tienen un efecto terapéutico en el tratamiento de trastornos depresivos graves, trastornos de ansiedad y trastornos bipolares. Fueron eficaces como monoterapia y también como terapia complementaria.
Se dice que en los países desarrollados, entre el 15 y el 20% de la población adulta sufre de estados de ansiedad repentinos. Los medicamentos que se suelen prescribir pueden tener efectos secundarios y también pueden crear dependencia, algo que supone una preocupación enorme justamente para los pacientes de ansiedad. Por eso, una terapia solo con medicamentos no es recomendable para el tratamiento de la ansiedad, y mucho menos a largo plazo. Y las psicoterapias son largas y caras – y muchas veces hay que esperar meses para conseguir la primera cita.
Los suplementos de ácidos grasos omega-3 pueden acompañar y apoyar cualquier terapia en caso de ansiedad u otros trastornos psíquicos, como por ejemplo problemas de concentración, hiperactividad, comportamientos agresivos, etc. Estudios del Hospital Charité de Berlín, además, hablan del efecto positivo general de los ácidos grasos omega-3 sobre el cerebro.

Referente a los trastornos psicológicos, hay estudios con animales ya del año 2007 cuyos resultados indicaron que los ácidos grasos omega-3 pueden reducir la angustia.
Un estudio en seres humanos del año 2013 descubrió que las personas con trastornos de ansiedad tienen un nivel más bajo de omega-3 en la sangre que las personas que no sufren de ansiedad.
Otro estudio con estudiantes de medicina en fase de exámenes enseñó que una suplementación con ácidos grasos omega-3 no solo mejoró sus valores de inflamación en la sangre sino también bajó su nivel de ansiedad ante los exámenes.

Un nuevo meta-análisis enseña: los ácidos grasos omega-3 reducen la ansiedad.
Como muchos estudios se criticaron por su número muchas veces reducido de participantes, unos científicos de diferentes clínicas psiquiátricas de Taiwán realizaron el meta-análisis arriba indicado, basándose en 19 estudios clínicos. Participó un total de más de 2.200 personas con una edad media de 43 años. Resultó que los pacientes de ansiedad tratados con ácidos grasos omega-3 experimentaron una reducción significativa de sus estados de ansiedad, comparado con los grupos correspondientes de placebo.

En la mayoría de los casos, los participantes tenían un diagnóstico inequívoco de ansiedad por parte de sus médicos, es decir, no se trataba de encuestas o autodiagnósticos de ansiedad.

¿Qué cantidades de omega-3 se emplean en el tratamiento de la ansiedad?

En el meta-análisis, los participantes del estudio recibieron un medio de 1.605 mg de ácidos grasos omega-3 al día.

No obstante, el efecto reductor sobre la ansiedad solo se consiguió en los participantes que tomaron más de 2.000 mg de ácidos grasos omega-3 (EPA/DHA) al día. Para conseguir un efecto positivo, se debe tomar durante un mínimo de 6 semanas, pero se recomienda tomarlo a largo plazo.

¿Hay otros efectos conocidos de los ácidos grasos omega-3?

 Desde hace ya años, los ácidos grasos omega-3 son el tema principal de muchos estudios científicos. Los resultados de todos estos estudios descubrieron una gran variedad de efectos positivos de los omega-3. Así, por ejemplo, se sabe que los ácidos grasos omega-3:

  • Tienen un efecto antiinflamatorio
  • Apoyan la memoria
  • Tienen un efecto positivo sobre la flora intestinal
  • Reducen los dolores de la artrosis
  • Son buenos para los ojos
  • Mantienen la sangre sana

¿Qué alimentos contienen ácidos grasos omega-3?

 Los ácidos grasos omega-3 pertenecen al grupo de los ácidos grasos poli-insaturados, por lo tanto son nutrientes esenciales, es decir imprescindibles para la vida. Los alimentos suelen contener solo cantidades muy pequeñas. Los ácidos grasos de cadena corta (ácido alfa-linolénico) se encuentra en cantidades un poco más grandes en, entre otros:

  • Semillas de cáñamo
  • Semillas de lino
  • Semillas de chia

Los ácidos grasos de omega-3 de cadena larga (DHA y EPA) se encuentran en alimentos como:

  • Pescados grasos (caballa, arenque, salmón)
  • En el aceite de las microalgas Schizochytrium y Ulkenia que están autorizadas en Alemania como suplementos nutricionales desde 2009 y 2014, respectivamente.

Mi opinión personal es que la mejor protección contra las enfermedades es la prevención. Por este motivo, a mi familia les doy un suplemento de omega-3 todos los días. No hace falta que sea una dosis tan alta si realmente no hay molestias.

Su equipo DrJuice

 

No nos hacemos responsables por los daños o perjuicios de cualquier índole que puedan derivarse del uso de este sitio web, incluidos, entre otros, los daños directos e indirectos. En caso de sospecha de cualquier enfermedad consulte su médico o su naturópata.